Entradas

SÍMBOLOS HERMÉTICOS DEL CAMINO DE SANTIAGO (III parte). La Venera del Peregrino y el Mercurio de los Filósofos

Imagen
La venera
Debemos recordar que el mito compostelano de Santiago apóstol es una “historia verdadera” en tanto que se constituye como un arquetipo de la iniciación en el conocimiento del Cosmos, o del Mundo Intermediario, que desde el punto de vista del Hermetismo comprende tanto los misterios terrestres como los celestes, concebidos ambos como “viajes” o “peregrinajes”, los primeros por el alma inferior (Yetsirah en la Cábala) y sus purificaciones alquímicas, y los segundos por el alma superior (Beriah), donde el viajero va accediendo a estancias de su conciencia cada vez más transparentes y diáfanas, como la luz de las estrellas en el “sutilísimo éter”.
Continuando con nuestro recorrido por algunos de los símbolos herméticos presentes en el Camino de Santiago, y tras habernos centrado en las dos entregas anteriores fundamentalmente en el crismón, el viaje como iniciación, el puente, la luz fecundadora y Santiago como “hijo del trueno”, hemos de considerar ahora el que seguramente es el …

SÍMBOLOS HERMÉTICOS DEL CAMINO DE SANTIAGO (II parte). El Puente y la Luz que Fecunda

Imagen
Santiago el Mayor y Juan Evangelista, los Boanergés o “Hijos del Trueno”. Siglo XVI. Museo de Santiago de Compostela

El puente es otro de los símbolos del Camino, hasta tal punto que varias localidades llevan incorporadas la palabra puente en su nombre, como es el caso de Puente la Reina y Ponferrada, ciudad ligada por otro lado a la Orden del Temple. En el Camino de Santiago los puentes forman parte de su paisaje, y a su indudable sentido práctico se superpone el sentido simbólico y espiritual. El puente une y comunica las dos orillas del río de la Vida. Dos realidades, la conocida y la desconocida, que sin embargo son una sola. El símbolo también es eso: un vehículo que comunica entre sí el mundo sensible y el mundo suprasensible, o inteligible. Ya lo dice sin ir más lejos la Tabla de Esmeralda hermética: “lo de abajo es como lo de arriba y lo de arriba como lo de abajo, para obrar el milagro de una sola cosa”. Escudo de Logroño de 1633 donde aparece el puente sobre el Ebro construido …

SÍMBOLOS HERMÉTICOS DEL CAMINO DE SANTIAGO (I). El Crismón y el peregrinaje como iniciación

Imagen
Santiago el Mayor con el bastón y la venera, atributos del peregrino. Museo del Prado.
La ciudad oscense de Jaca y su entorno pirenaico formaron parte en la antigüedad de una geografía sagrada reflejo de una cosmografía igualmente sagrada y significativa. Jaca, la Iaka íbera (seguramente de una raíz vasca, iak, vinculada con la idea de “saber”), es lo que se diría un “alto lugar”, no sólo en el sentido geográfico, sino también como un lugar de claras resonancias espirituales. Jaca fue, y sigue siendo, uno de los centros neurálgicos del Camino de Santiago, junto al cercano San Juan de la Peña, Eunate, Estella, Villafranca Montes de Oca, Monasterio de San Juan de Ortega, Frómista, León, Ponferrada, la propia Compostela, etc. El Camino de Santiago recibe también la denominación de Vía Láctea,que muchas culturas (incluidas las precolombinas) veían como la ruta que sigue el alma en su viaje post-mortem hacia el “país de los Antepasados”.[1] Y ya sabemos que la iniciación en los misterios es…

LA INFLUENCIA DE MAIMÓNIDES EN ABRAHAM ABULAFIA

Imagen
Moisés Maimónides. Ilustración de Guía de Perplejos, 1347.
Hemos querido añadir este escrito a nuestras reflexiones sobre la influencia de los filósofos y poetas hebreo-andaluces en los orígenes de la Cábala, tema que hemos desarrollado en tres entregas anteriores. Se trata en este caso de la influencia que la filosofía y el pensamiento de Moisés Maimónides (Córdoba 1135) ejercieron sobre algunos cabalistas de la España medieval, y concretamente sobre Abraham Abulafia, cuya obra tuvo además una enorme repercusión en los círculos más herméticos del esoterismo judío.[1] Abulafia, nació en Zaragoza en 1240 (o sea un siglo después de Maimónides), aunque se trasladó siendo todavía muy joven a una de las ciudades con más población judía del norte de España, hasta el punto que llegó a tener dos juderías en distintos momentos de su historia; nos referimos a Tudela (Navarra). Desde allí emprendería un periplo de años por Palestina, Grecia, el norte de África y distintas ciudades del Mediterráne…