Entradas

El Azar y el Destino

Imagen
"Asedio de Troya" de John Lydgate, s. XV
Todo lo que se manifiesta (incluido el propio Ser y la Creación que de él emana) está ya virtualmente contenido en su Principio metafísico y coexiste simultáneamente con él. Es solo mediante el desarrollo del proceso cíclico que las cosas y los seres aparecen secuenciados en el tiempo y el espacio, manifestando así todas sus posibilidades existenciales, si bien el vínculo con ese Principio perdura siempre, como no puede ser de otro modo, pues de lo contrario nada existiría.[1] Con los acontecimientos históricos ocurre lo mismo: estos no están aislados de su origen o causa primera, si bien en ellos muchas veces hay un componente de “azar” inevitable, pues en vez de unos hechos determinados pueden ocurrir otros. Esto último lo refleja perfectamente bien la "rueda de la Fortuna", que es un símbolo del acontecer de la vida, caracterizada por sus "claroscuros", y en donde lo único permanente es el cambio, como se decía e…

¿Un Nuevo Orden Mundial? Las Consecuencias del Coronavirus según la Doctrina de los Ciclos (Texto y Vídeo)

Imagen
Estas reflexiones que me gustaría compartir con todos vosotros vienen suscitadas por aquellas que bajo el título “El Virus Global como síntoma del Fin de Ciclo” publiqué hace apenas veinte días. Sería por tanto como una continuación del mismo, pero aportando nuevos datos que nos ayuden a entender mejor este acontecimiento considerándolo desde el punto de vista de la doctrina tradicional de los ciclos, donde sin duda se inscribe, como todo lo que está sujeto al tiempo y al espacio.
Debido a las consecuencias desastrosas que está teniendo la expansión del coronavirus por todo el planeta, se empieza a hablar ya, desde distintos enfoques, sobre la posibilidad de que tras la “retirada” (que no desaparición) de este “enemigo invisible” de la humanidad, surja una especie de “Nuevo Orden Mundial”, concepto que no es nuevo desde luego pues se ha repetido varias veces a lo largo de la Historia, sobre todo en los últimos tres siglos, y que de algún modo refleja la necesidad de establecer unos nu…

Coronavirus, el “Virus Global” como síntoma del Fin de Ciclo

Imagen
Desde que la humanidad entró en el siglo XXI (“inaugurado” con la destrucción de las torres gemelas de Nueva York), los acontecimientos se han ido desarrollando de manera vertiginosa. Las crisis sociales y económicas se han encadenando sin solución de continuidad. No hay tregua. Estamos instalados en una crisis permanente, y la aparición del llamado “coronavirus” es un elemento más que contribuye a esa aceleración. Los virus comienzan a infectar a los humanos cuando estos se sedentarizan, pero sobre todo cuando empiezan a crear importantes núcleos de población que facilitan su propagación, más o menos lenta dependiendo de las características y tipología del virus. O sea que esa propagación está directamente relacionada con la cantidad de personas que conviven en un mismo espacio.
Antes eran ciudades o aldeas, aisladas entre sí y con poco contacto entre sus habitantes, que además eran muy pocos en número, no como ahora, que somos ya 7000 millones en todo el planeta, y aumentando expone…