Armenia, un "Pilar del Mundo"

El pueblo armenio ha sabido conservar la memoria de todas sus herencias tradicionales, que son muchas y muy ricas en sus expresiones culturales. Aunque su origen se pierde en la noche de los tiempos, la historia armenia propiamente dicha comienza a contarse desde que allá por el siglo V a.C. los persas mazdeos o zoroastrianos conquistan casi todo el Oriente Próximo y establecen unas dinastías (los partos, los sasánidas, los arsácidas, etc.) que poco a poco se verán influenciadas por el helenismo alejandrino y ptolemaico, o sea por la cultura y la filosofía clásicas, y posteriormente por Roma, culminando con la llegada del Cristianismo. 

Esta “peculiaridad” histórica, no desligada de su situación geográfica, hizo posible que Armenia, que en aquellos primeros siglos abarcaba un territorio mucho más amplio que el actual, cumpliera una función de “puente” entre ambos mundos, el Oriente persa y el Occidente romano. Esto explicaría, por ejemplo, que fuera en uno de los territorios armenios, concretamente en Cilicia, donde los romanos entraron por primera vez en contacto con los misterios de Mitra, de origen persa precisamente, y que tan importantes serían para el desarrollo de la civilización romana en la época del Imperio.

El Cristianismo se consolidó en Armenia gracias a ese pontífice constructor que fue Gregorio el Iluminador, apelativo muy significativo pues nos habla del papel teúrgico de este sabio, descendiente de la nobleza armenia, y del que se dice recorría el país con una escuadra en su mano, ligando su apostolado al arte de la arquitectura y la construcción. Durante su martirio, el Iluminador invocaba a Dios bajo el nombre de Gran Arquitecto del Cielo y de la Tierra.

Estamos a principios del siglo IV d.C. que es cuando Armenia se convierte en el primer país en adoptar el Cristianismo como religión del Estado. Conviene recordar además que Armenia tuvo también vinculaciones con los judíos ashkenazi, cuyo nombre procede de Ashkena, la esposa del rey armenio Tiridates III, que precisamente vivieron en tiempos de Gregorio el Iluminador. En definitiva, todas esas civilizaciones y corrientes culturales se fueron integrando en perfecta armonía en torno al tronco milenario de raíz indoeuropea del pueblo armenio, conformando finalmente su identidad y su ser, como lo indica el escudo heráldico de la nación y del que más adelante hablaremos.

Cuando el Cristianismo penetró en Armenia hace 2000 años, este fue aceptándose como una conquista que ocurría silenciosamente en el ámbito privado de la conciencia, algo que era propio del Cristianismo de los orígenes, que fue penetrando poco a poco pero de forma constante por todas partes debido sobre todo a la profunda huella dejada por los discípulos de Cristo, dos de los cuales, Judas Tadeo y Bartolomé, fueron los fundadores de la Iglesia Apostólica de Armenia, integrada dentro de la doctrina del monofisismo (dos naturaleza de Cristo en una, la divina absorbiendo a la humana), y existente hasta hoy. Esa evangelización no supuso, sin embargo, ruptura alguna con el legado cultural anterior, sino que la esencia de ese legado fue absorbida y asimilada por el Cristianismo, que como decimos todavía conservaba su carácter iniciático y esotérico. Sin duda fue la pervivencia del esoterismo cristiano directamente emanado de la enseñanza de Cristo, del Rey del Mundo, y las interpretaciones de sus discípulos, lo que permitió que dicha ruptura no se produjera.

Como decimos, las raíces de Armenia son muy antiguas, incluso míticas, de lo que participa también su geografía, integrada en la cordillera del Cáucaso, tierra de reminiscencias y evocaciones de hazañas llevadas a cabo por los grandes héroes y dioses del mundo helénico. Allí está también el monte Ararat, indisolublemente unido al pueblo armenio desde los tiempos más remotos, y en cuya cima el Arca de Noé encontró morada tras el Diluvio. 

Convergen así en la identidad armenia la tradición arcaica griega y la tradición bíblica, e incluso antediluviana, a la que se une el componente mesopotámico, pues el nombre de Armenia también deriva del rey Arame, vinculado con los pueblos que descendían de los antiguos sumerios y acadios. La tierra de Arame dio nombre a Ermenen, armenios. De esta tierra decía el faraón Tutmosis III que en ella: "el cielo descansa sobre sus cuatro pilares".

Pero centrándonos en la línea genealógica del ancestro legendario de los armenios encontramos a un descendiente de Noé, Haik, o Hai, por eso Armenia fue llamada durante un tiempo Haiastán, la “Tierra de Hai”. Este era hijo de Torgam, hijo de Gomer, a su vez hijo de Jafet, y este finalmente de Noé, el patriarca que es un puente entre dos ciclos de la humanidad. Significativamente, en el centro del escudo heráldico de Armenia figura el monte Ararat coronado por el Arca noaquita. 


Escudo de Armas de Armenia. En el centro el monte Ararat y el arca de Noé

Rodeando la parte central del escudo aparecen los símbolos de las cuatro principales dinastías armenias que reinaron desde el siglo II a.C. hasta la Edad Media: la Artáxida, la Arshakuni, la Bagrátida y la Rubénida. Los animales con que están representadas son el águila y el león, símbolos eminentemente solares, de la realeza y del poder espiritual, reunidos ambos en la naturaleza de Cristo. 

El águila también está representada dos veces, como águila bicéfala, y como dos águilas que se miran frente a frente, teniendo en medio de ellas la estrella que simboliza al Sol espiritual. Estas dos águilas aparecen en el estandarte de la dinastía Artáxida, cuando Armenia toma contacto con la cultura helenística. 


Estandarte de la dinastía Artáxides

El león que porta la cruz cristiana aparece en una actitud que recuerda al León de Judá, un símbolo del “Rey de Reyes”, descendiente de la Casa de David, y por tanto de Cristo. Es sabido que en el esoterismo cristiano el León de Judá, como Sol de Justicia, cumplirá un papel importante en el fin de ciclo. 

"Entonces uno de los ancianos me dijo: No llores, porque el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos." (Apocalipsis 5, 5).

Dinastía Bagrátida o Bagratoni

II
La relación de Armenia con el cristianismo se remonta a los tiempos mismos de Jesús, como indican ciertas leyendas, algunas de ellas recogidas por el historiador Eusebio de Cesárea. Estas hablan del rey Abgaro de Edesa y su correspondencia epistolar con Cristo, hecho singular que hay que leer en clave simbólica, pues esto nos demuestra la existencia en ese tiempo de comunidades cristianas que conservaban todavía su vertiente esotérica e iniciática, o sea el mensaje más interno y metafísico de la doctrina cristiana. El rey armenio recalca en su epístola el poder sanador de la palabra del Salvador, capaz de hacer ver a los ciegos, de oír a los sordos y revivir a los muertos, a aquellos que están en las tinieblas y desprecian el Conocimiento en su ignorancia. Asimismo el rey le solicita que vaya a vivir con él a su ciudad, o sea que se haga presente en su reino terrestre la influencia de la doctrina celeste, simbólicamente representada por el corazón de Cristo. Entre otras cosas, este último le contesta al rey Abgaro:

Y vuestra ciudad será bendecida por siempre, y el enemigo nunca prevalecerá sobre ella”.

Estas palabras predicen sin duda la permanencia de la Armenia cristiana en el tiempo, pero en ellas también subyace algo más sutil: que el grado máximo de identificación de Armenia con esta tradición es lo que ha impedido que sobre ella “prevalezca el enemigo”, el Adversario, el que quiere borrar de la memoria de la humanidad su linaje espiritual. Armenia es un “Pilar del mundo”, un eje, que está por todas partes presente gracias a una arquitectura donde predomina la verticalidad y las formas esféricas y triangulares, que se asientan sobre estructuras cuadradas perfectamente delineadas para dar la impronta de firmeza y solidez a todo el conjunto.


Iglesia armenia


Khachkar. Cruz de piedra armenia

Anteriormente mencionamos a Gregorio el Iluminador como un ejemplo de los arquitectos y constructores armenios, herederos también de los arquitectos persas y orientales que concebían el arte de construir inseparable de una transmisión espiritual. Como en tantas otras cosas los arquitectos armenios de la Edad Media también fueron en esto los intermediarios a través de los cuales una cierta concepción del Arte Real sustentada en una “metafísica de la luz” pasó a Occidente a través de las Órdenes de caballería vinculadas con las corporaciones y guildas de masones de toda Europa, los cuales trabajaban junto a los alquimistas, magos y hermetistas. 


Águila bicéfala. Arte armenio

Las relaciones no simplemente comerciales o guerreras, sino en el orden de las ideas metafísicas y cosmogónicas entre el Occidente y el Oriente medieval es un tema muy interesante para el conocimiento de la Historia arquetípica, y que quizá algún día abordemos en estas Notas, que pretenden rescatar esa memoria como una forma de la realización interior.

En la geografía sutil del Cristianismo, Armenia fue y sigue siendo un centro espiritual que mantiene vivo su mensaje original, prístino en su pureza, e insobornable a las tentaciones disolventes de este tiempo que nos ha tocado vivir. El hecho de que Armenia adoptara el Cristianismo como religión oficial antes de que lo hiciera el emperador romano Constantino, es un “detalle” que no ha de pasar inadvertido. Hay en esto un aspecto fundacional, en el sentido de que Armenia es la “primera piedra” donde comenzó a tomar forma una civilización que, como la cristiana, o mejor judeo-cristiana, recogería la herencia de Roma y de la Antigüedad Clásica para acabar generando a Europa, una entidad que en definitiva fue concebida para perpetuar dicha herencia, que no es otra que la memoria y el espíritu tradicional de Occidente.

La figura del Arca de Noé en el centro del escudo armenio cobra así otra dimensión relacionada precisamente con la conservación de ese espíritu, si bien el carácter universal del simbolismo del Arca hace de ella el receptáculo no de unas formas tradicionales determinadas, ya sean estas occidentales u orientales, sino de la Sabiduría que nutre a todas ellas, y que en los momentos de transición cíclica se “oculta” en el Arca, es decir en el Corazón del mundo, donde una nueva y “original” humanidad será alumbrada. Francisco Ariza


Monte Ararat

Comentarios

Entradas populares de este blog

Coronavirus, el “Virus Global” como síntoma del Fin de Ciclo

MIS COLABORACIONES EN LA REVISTA SYMBOLOS. Arte - Cultura - Gnosis

LOS "SIETE RISHIS" Y LAS SIETE ESTRELLAS DE LA OSA MAYOR