"Sin Memoria Nada Somos"

Michel Maier, Atalanta Fugitiva, 1618.

Se debe tener siempre presente a las leyes cíclicas y el “marco teórico” que ellas nos brindan para entender mejor la naturaleza del tiempo que vivimos, que no es el mismo de nuestros antepasados, si bien el tiempo conserva la memoria de lo pretérito pese a mudar de “piel” periódicamente, razón por la cual se le ha representado a menudo como una serpiente que cambia la suya varias veces a lo largo de su vida. La memoria está incrustada en el ADN del tiempo y forma parte de su identidad. También la Tierra tiene su “memoria” y esto es lo que estudia, o debería estudiar, la moderna Geología, que tanta relación tiene con la antigua Geomancia, el arte del conocimiento de la Tierra, la cual no está aislada del conjunto cósmico al que pertenece, como tampoco lo estamos nosotros.

Si nos fijamos bien, entre el tiempo y la geología no hay tanta diferencia en realidad. Ambos están formados por “capas” que se van superponiendo unas sobre otras. En el caso del “tiempo geológico”, la que vemos es el suelo sobre el que caminamos, aunque debajo continúan existiendo todas las demás capas, y el hecho de no verlas no significa que no existan. Lo mismo pasa con las huellas de los ciclos pasados; ellas están ahí, cobijadas en una memoria que “sostiene” el tiempo presente. En este sentido, no es por casualidad que una tradición tan venerable como la hindú tenga entre sus sabios intemporales y legendarios a los rishis, “luces”, que tienen entre sus funciones principales la conservación y transmisión del Conocimiento a lo largo de la perpetuidad cíclica.

Se ha dicho que en cada ser humano están todos los seres humanos, los del pasado, e incluso los del porvenir, y lo mismo sucede con el tiempo: todos los tiempos coexisten en la actualidad del presente, por eso siempre estamos situados en “la mitad de los tiempos”, como afirma Dante de sí mismo en la Divina Comedia. Si trasladamos esta idea al espacio indefinido del universo, también cada uno de nosotros está situado en el “centro” del mismo.

Sin perder de vista la naturaleza “ontológica” del tiempo, y situándonos en la perspectiva de su devenir, el tiempo de un fin de ciclo como el nuestro trae consigo sus propias contingencias, es decir sus luces y sus sombras, aunque sean más estas últimas, por eso la denominación de Edad Oscura –Kali-yuga- dada a nuestra Era, dominada efectivamente por fuerzas muy sombrías, que son cada vez más evidente y más “aceleradas”, y solo hay que recordar lo acontecido en estos dos años de pandemia y de lo que ahora mismo está sucediendo en el Este de Europa para darnos cuenta de que los hechos de un futuro no muy lejano ya están proyectando su sombra sobre nuestro mundo. Aunque también hay que “hacer memoria” de que existen todavía luces muy poderosas que nos permiten encontrar lo que la tradición árabe denomina los “pensamientos secretos del destino”.

Por tanto, es a nosotros, a los hijos de este tiempo, a quienes corresponde encontrar y escrutar en esos pensamientos para dar así testimonio de la memoria que hemos recibido de nuestros antepasados a través de una cadena de Sabiduría ininterrumpida y concretada en todas las culturas y civilizaciones tradicionales, en cuyo núcleo más íntimo se han conservado los códigos simbólicos por medio de los cuales se revelan los Arquetipos universales. El primer código simbólico es el lenguaje humano, que es antes de la escritura y de cualquier otro tipo de figuración. Por eso mismo la transmisión de ese Saber se articuló durante mucho tiempo por medio del lenguaje oral, que es el vehículo natural del mito, palabra que no olvidemos deriva de “misterio”. La potencia taumatúrgica del lenguaje humano revela en él un origen celeste, y su cadencia musical expresada en el canto evoca la “lengua de los ángeles”.

En este sentido, y como señala Federico González en su obra teatral En el Útero del Cosmos, el lenguaje es:

“la memoria de lo inteligible y sin memoria nada somos, es decir, nos vemos reducidos a la nada, a la pérdida del sentido, a la imposibilidad de la sabiduría”.

No se trata por tanto de conservar solo la “memoria” de lo histórico, sino sobre todo “la memoria del Sí Mismo”, que como dice nuevamente Federico González en otra de sus obras:

“deja un rastro invisible en aquellos que han tenido la gracia de presentirla, lo que los incita, en el tiempo, a hallarla nuevamente”.

Añadiendo a continuación que a esa memoria (que no es otra que la diosa Mnemosyne) se refiere Platón cuando la define de la siguiente manera:

“Disposición del alma capaz de conservar la verdad que hay en ella”.[1]

Al leer estas palabras, y situándolas en el contexto de un fin de ciclo, lo primero que nos viene a la mente es la imagen del alma humana como un arca atravesando las “aguas del olvido” entre dos períodos cíclicos, el que se está agotando y el que se avizora ya en el horizonte,[2] el cual se hará realidad en el momento en que menos lo esperemos, cuando el tiempo se haya detenido definitivamente y vivamos en un presente simultáneo. La verdad que la memoria conserva es la presencia vivificante del Espíritu en el corazón del alma humana, donde se cobija la esencia de nuestro ser. Francisco Ariza

Todas las entradas del blog

Facebook personal

Mi página Web



[1] Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos (Memoria).

[2] "¿No decís vosotros: Cuatro meses más y llega la siega? Pues bien, yo os digo: Alzad vuestros ojos y ved los campos, que blanquean ya para la siega". (Evangelio de San Juan, 4: 35).


Comentarios

  1. Gracias Francisco por traernos a la memoria esa Sabiduría Perenne. Nosotros, tus lectores jóvenes (por ejemplo yo no llego ni a los 29), te lo agradecemos profundamente. Las nuevas generaciones estamos siendo cada vez más (de)formadas para usar un lenguaje paupérrimo, superficial; un lenguaje simple de chat de WhatsApp, limitado a palabras que no evocan nunca ideas o cosas relacionadas con lo interior, lo cualitativo, lo simbólico, lo metafísico. Y las pocas de éstas que aún circulan (amor, verdad, belleza, sexo, valor, etc.) están hasta tal punto manoseadas y falseadas que en la mentalidad común ya no significan nada o significan lo contrario. Como sabemos esta labor de desviación no es reciente, pero es ahora que podemos palpar día a día sus consecuencias. Lenguaje unidimensional, pensamiento único, mundo "globalizado". Sumergidos en esta vorágine tecnológica, de espaldas a lo sagrado, olvidado el Lenguaje, destruida la Memoria, en breve no seremos capaces de distinguir un ser humano de su parodia maquinal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Siempre es de agradecer las opiniones sobre lo que uno escribe, y en este caso opiniones expuestas con tanta claridad. Estoy plenamente de acuerdo con lo que dices acerca de la deriva de nuestro mundo, y se nota que has estudiado los temas fundamentales que explican los motivos profundos de esa deriva, Y me alegra que yo haya, modestamente, contribuido a ello, según me dices. Un cordial abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Acerca de Santiago Apóstol y María Magdalena

Una cita del "Asclepio" Hermético sobre la naturaleza del Mal y de cómo superarlo

APUNTES BIOGRÁFICOS SOBRE RENÉ GUÉNON. Francisco Ariza